esenfrdept

Casa del Arbol

En un solo nivel, la llamada Casa del Árbol resalta sobre la montaña que se levanta en el condominio Juanito Laguna, ubicado en el Retiro, Antioquia. Desde la entrada a la urbanización, el recorrido por el camino va bordeando el agua y al llegar a la vivienda unifamiliar se mantiene una panorámica privilegiada hacia la Represa La Fe, que le aporta al lugar una vista única. El diseño de la casa convive en armonía con el entorno. Los grandes ventanales, el deck en madera inmunizada y la composición de líneas rectas, permite generar un contacto con el exterior desde cualquier lugar de la construcción. La fachada se compone de materiales contemporáneos como cemento, madera y piedra, estas últimas en azules y grises, que se mezclan en el ambiente interior y promueven un aspecto que va más acorde con el paisaje que la rodea. Una de las tareas importantes fue adaptar la construcción al terreno, el cual tiene una pendiente  Marcada. Para esto, el arquitecto acondicionó la vivienda a la extensión del lote, de tal forma que no se tuvieran que hacer grandes movimientos de tierra y parte de la construcción se elevara con  columnas. El resultado es una casa que se amplía horizontalmente a partir de un rectángulo y adopta una forma volumétrica con lo cual aprovecha el espacio que utiliza y gana en presencia. En esta línea, se expande un poco más en la zona de uso común, para luego reducirse en las otras dos áreas que la conforman: el deck y los dormitorios.

La vivienda cuenta con dos entradas: el primer ingreso se da por el parqueadero a través de una puerta en la zona común. La otra, que es la puerta principal, se encuentra en la fachada posterior y se accede a través de un deck con un jardín minimalista. El diseño de la Casa del Árbol funciona a partir de módulos espaciales que se pueden integrar o independizar mediante grandes puertas corredizas de vidrio. La encantadora bienvenida la ofrece una amplia área social que se compone de un jacuzzi para cuatro personas; la chimenea en piedra, y una sala y un comedor adicionales que están justo en la vista hacia la Represa La Fe a través de los ventanales panorámicos desde la pared al techo, que se abren si el clima lo permite. Así, desde el área social se va hacia la zona  común, que comprende una cocina abierta, la sala principal y una habitación para visitantes. Un peculiar aspecto de esta zona son las grandes vigas en madera del techo, que se organizan con precisión de forma paralela y traen un poco del exterior hacia el interior. La cocina abierta, por su parte, está diseñada para tener iluminación natural debido a un gran ventanal horizontal. La disposición de todos los elementos dan un mayor control sobre la actividad que allí se realiza.